Search

El arte del 'LAYERING'

Cuando hablamos de climas locos y cambiantes, como lo es aquí en Monterrey, no podemos olvidar que una parte clave para sobrellevar los días de frío/calor, calor/frío, es crear distintos planos en un look. Aunque no es una tendencia nueva, el layering ha sido parte de la moda ya desde hace unas décadas, una moda que comenzó en el street style y siguió en las pasarelas y no al revés, como suele suceder.


Una tendencia que por fin está en sintonía con las temperaturas de la calle, porque está basada en la superposición de ropa y abrigo, para generar no sólo calor sino también un efecto visual favorecedor para la figura. Y que además nos ayuda mucho para irnos quitando o añadiendo éstas capas conforme va cambiando el día.


Para que tu outfit sea perfecto, recuerda que el equilibrio consiste en no excederse en la combinación de estilos. La idea no es que parezca que uno se puso todo encima, sino que lo que se puso tiene un propósito. 


Existen distintos tipos de layerings, cada uno con un objetivo y con sus reglas:


MONOCROMÁTICO: la idea es jugar con los tonos y las texturas dentro de una misma gama de colores. Lo mejor es que sean tonos neutros para minimizar el riesgo de error. Los azules marinos, grises y beiges son los mejores.


ESTILOS: es el tipo de layering más difícil de manejar pero el que resulta más creativo. Encontrar el balance perfecto se logra a través de la prueba y el error. Lo mejor es que los estilos sean combinados, por decir, un suéter preppy arriba de una camisa grunge, o una chamarra de mezclilla y arriba un abrigo más formal.


VOLÚMENES: Color e inspiración pasan a un disctreto segundo plano porque lo que importa con este estilo de layering es la silueta. El oversize contrasta con las prendas ceñidas, generando un juego óptico muy interesante. ¿Lo mejor? Tener un cinturón bonito para crear distintos niveles de profundidad.


TEXTURAS: Este tipo de layering tiene como objetivo combatir contra el frío y por eso, mezcla texturas como el pelo, pana, algodón, lana, piel y terciopelo.


COLORES: Con un tono neutro como base, en este tipo de layering lo que importan son los accesorios, con complementos que tienen que ser de tonos inesperados o arriesgados. Aquí lo que vale es animarse a probar combinaciones atrevidas. 



¿Y a ti que tipo de layering te gusta más?



¡Bonito fin!

BD.


4 views

Recent Posts

See All